spanish book cover

LIBRO
ESQUIZOFRENIA

james stacey aug 09

TESTIMONIO ESQUIZOFRENIA DERROTADA

James Stacey da su testimonio como fue sanado de la esquizofrenia.
Traducido del
inglés
-español

   

spanish book cover - back - web

 
 
ANIMADOR SEMANAL
20 SEPTIEMBRE 2020
 
"ESTA COSA QUE SÉ - ¡EL AMOR DE JESÚ NUNCA ME FALLÓ TODAVÍA!"

easterLECTURA BÍBLICA SELECCIONADA DE ESTA SEMANA: JUAN CAPÍTULO 15       

La vid y las ramas : (Jesús dijo) “Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el jardinero. Él corta en mí todo sarmiento que no da fruto, mientras que todo pámpano que da fruto lo poda para que quede aún más fructífero. Ya estás limpio por la palabra que te he dicho. Permanece en mí y yo permaneceré en ti. Ninguna rama puede dar fruto por sí sola; debe permanecer en la vid. Tampoco puedes dar fruto si no permaneces en mí.

“Yo soy la vid; ustedes son las ramas. Si un hombre permanece en mí y yo en él, dará mucho fruto; Aparte de mí no puedes hacer nada. Si alguno no permanece en mí, es como una rama que se tira y se seca; esas ramas se recogen, se arrojan al fuego y se queman. Si permaneces en mí y mis palabras permanecen en ti, pide lo que quieras y te será concedido. Esto es para la gloria de mi Padre, que den mucho fruto, mostrándose a sí mismos como mis discípulos.

“Como el Padre me amó, también yo os amé a vosotros. Ahora permanecerán en mi amor. Si obedecen mis mandamientos, permanecerán en mi amor, como yo he obedecido los mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor. Les he dicho esto para que mi gozo esté en ustedes y su gozo sea completo. Mi mandamiento es este: que se amen los unos a los otros como yo los he amado. Nadie tiene mayor amor que este, que dio su vida por sus amigos. Ustedes son mis amigos si hacen lo que les mando. Ya no los llamo siervos, porque un siervo no conoce los negocios de su amo. En cambio, los he llamado amigos, porque todo lo que aprendí de mi Padre se los he dado a conocer. No me elegiste a mí, pero yo te elegí a ti y te designé para que vayas y lleves fruto, fruto que durará. Entonces el Padre les dará todo lo que pidan en mi nombre. Este es mi comando. Ámense unos a otros.

El mundo odia a los discípulos: Si el mundo te odia, ten en cuenta que primero me odió a mí. Si pertenecieras al mundo, te amaría como a sí mismo. Tal como están las cosas, no perteneces al mundo, pero te he elegido fuera del mundo. Por eso es que el mundo te odia. Recuerda las palabras que te dije: Ningún siervo es más grande que su amo. Si me persiguieron a mí, también te perseguirán a ti. Si obedecieron mi enseñanza, también obedecerán la tuya. Te tratarán así por mi nombre, porque no conocen al que me envió. Si no hubiera venido a hablar con ellos, no serían culpables de pecado. Ahora, sin embargo, no tienen excusa por su pecado. El que me odia a mí, odia también a mi Padre. Si yo no hubiera hecho entre ellos lo que nadie más hizo, no serían culpables de pecado. Pero ahora han visto estos milagros y, sin embargo, nos han odiado tanto a mí como a mi Padre.

“Cuando venga el Consejero, a quien les enviaré del Padre, el Espíritu de verdad que sale del Padre, él dará testimonio de mí. Y tú también debes testificar, porque has estado conmigo desde el principio ".

james stacey agosto 09

Hay un fracaso generalizado para sobrellevar la vida debido a la confianza en su propia fuerza y ​​capacidad para salir adelante en lugar de depender de los recursos provistos por Dios a través de Su asombroso amor.

Todo creyente genuino nacido de nuevo en el Señor Jesucristo debe conocer “el yugo ligero y la carga fácil” que recibió del Hijo de Dios al enfrentar los desafíos de la vida armados con ese amor sobrenatural.

Reflexione sobre lo que realmente importa en la vida: "porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo unigénito, para que todo el que crea en él no se pierda, sino que tenga vida eterna". (Juan 3:16)

Por pura devoción a Jesús, derrama una ofrenda de adoración y alabanza y pronto estarás “perdido” en Su precioso amor. Es una gran manera de comenzar el día, sentándonos a los pies de Aquel que es digno de recibir el afecto de nuestro corazón.

Atrapado con este tema del amor de Cristo, esta semana me encontré pensando en un himno favorito 'antiguo' cuyo primer versículo dice: “¡Oh, el amor profundo, profundo de Jesús, vasto, ilimitado, ilimitado, libre! Rodando como un poderoso océano en su plenitud sobre mí. Debajo de mí, a mi alrededor, está la corriente de Tu amor; Conduciendo hacia adelante, conduciendo hacia casa, hacia mi glorioso descanso arriba ".

El versículo final continúa: “Oh, el amor profundo, profundo de Jesús, el amor de cada amor es el mejor: 'Es un océano inmenso de bendiciones, es un remanso de paz dulce. Oh, el amor profundo, profundo de Jesús, es un cielo de los cielos para mí; Y me eleva a la gloria, porque me eleva a Ti ”.

¡Las palabras son tan verdaderas y lo serán para siempre! Todos necesitamos que el amor de Jesús reine en nuestros corazones para llevarnos por la vida. La inquietud solo se infiltra si fallamos en permanecer en el Señor y obedecer sus mandamientos.   

Aquellos de ustedes que aman al Señor Jesús y están luchando contra la esquizofrenia, les va bien en su vida diaria al mantenerse cerca de Él. Es mucho más difícil para ti seguir confiando en Cristo y su amor que otros cristianos que no tienen una esclavitud mental.

A veces, la aparición de la esquizofrenia arrasa el mar de la vida y el riesgo de quedar completamente envuelto en su malvada presencia crea un miedo real. Es una "cantidad desconocida" con el poder de interrumpir completamente la vida. 

La única manera de salir adelante y salir es aferrarse al Jesús en el que ha confiado hasta ahora. Pero es mucho más difícil salir del armario si esa esclavitud mental golpea tu vida y descubre que no te has rendido a Jesús.

Si alguna vez la Iglesia de Jesucristo necesitó expresar Su amor genuino a sus compañeros creyentes, debería apuntar a las vidas de los esquizofrénicos cristianos con apoyo compasivo y oración. Pero, lamentablemente, muchos no tienen el corazón para animarse a ayudar.

RECUERDA LO SIGUIENTE:

1. EL AMOR DE DIOS ES ETERNO:    Hacemos bien en recordar siempre que el amor que nos ha llegado en Jesucristo es el amor del Único y Verdadero Dios Eterno, que es nuestro Padre Celestial. “Todo el que me ha visto a mí, ha visto al Padre”, le dijo Jesús a Felipe en Juan 14: 9. Es el Dios eterno que te creó y te redimió, quien anhela tener un lugar en tu corazón en el que derramar Su amor bondadoso. Todos somos afectados por la pobreza sin el conocimiento de Su presencia permanente en el centro de nuestras vidas. Sigue siendo cierto lo que san Agustín declaró hace tantos siglos: “Dios nos ha hecho para Él y nuestro corazón está inquieto hasta que encuentre su descanso en Él”.

2. EL AMOR DE DIOS ES PODEROSO:   En el capítulo 1 de Efesios, dice: “Alabado sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido en los reinos celestiales con toda bendición espiritual en Cristo. Porque él nos escogió en él antes de la creación del mundo para ser santos e irreprensibles a sus ojos. En amor, nos predestinó para ser adoptados como hijos suyos por Jesucristo, de acuerdo con su voluntad y su voluntad, para alabanza de su gracia gloriosa, que Él nos ha dado gratuitamente en Aquel a quien ama. En él tenemos redención por su sangre, el perdón de pecados, de acuerdo con las riquezas de la gracia de Dios que nos prodigó con toda sabiduría y entendimiento.(versículos 3-8). El amor de Dios que experimentas en tu vida es tan poderoso como para poder conquistar y vencer a la esquizofrenia. El mal detrás de la condición fue derrotado cuando Jesucristo murió en la Cruz y luego resucitó. Nunca pierdas de vista el amor de Dios por ti, pero recuerda también que Él es el Altísimo y Sublime que habita la eternidad en cuya mano está toda majestad, dominio y poder. Antes de regresar al cielo, Jesús dijo a sus discípulos:  "Se me ha dado toda autoridad en el cielo y en la tierra". Mateo 28:18

3. EL AMOR DE DIOS ES FIEL:   Dios nunca te desamparará ni te dejará.  "Y seguramente estaré contigo siempre, hasta el final de la era"dijo Jesús en sus últimas palabras en la tierra que también se encuentran en Mateo 28. Es la verdad más maravillosa que un cristiano que busca obtener la libertad total de la esquizofrenia que el amor del Señor Jesús SIEMPRE estará allí para fortalecer su búsqueda. Nunca habrá una ocasión en la que Jesús no esté allí para ayudarlo. Puede confiar en Su Presencia a través del Espíritu Santo que mora en su corazón. Por muy dura que sea la oposición que enfrentas de Satanás y los espíritus malignos, debes saber esto: ¡tienes un Dios fiel dentro de ti que es poderoso para salvar y liberar! NUNCA, NUNCA NUNCA, NUNCA TE DESERTARÁ EN TU HORA DE NECESIDAD. ¡PERMANECERÁ COMO UNA FUERZA EN LA QUE SIEMPRE PODRÁS CORRER PARA APROVECHAR SU AMOR Y PODER CONQUISTADORES!

PENSAMIENTO FINAL : Permite que el Espíritu Santo te revele cuán precioso eres para el Señor Jesucristo. Él derramó Su sangre vital en la Cruz del Calvario para que pudieras ser perdonado y restaurado a Dios, liberado del pecado y de Satanás y vivir eternamente en el cielo con todo Su pueblo redimido. ¡A TRAVÉS DE CREER LA FE EN JESUCRISTO, POSEE TODOS LOS RECURSOS DE DIOS Y NO DESCANSAR HASTA QUE LA OSCURIDAD DE LA ESQUIZOFRENIA ESTÉ BIEN Y VERDADERAMENTE TRITURADA Y EXPULSADA DE SU VIDA PARA SIEMPRE! LO QUE TENGA QUE HACER PARA LLEGAR A LA LIBERTAD, DIOS LE PODERÁ O LLEVARÁ A OTROS QUE PUEDEN AYUDARLE.   Jesús respondió: "... Entonces, si el Hijo los libera, ustedes serán verdaderamente libres". Juan 8:36

UNA RESPUESTA ADECUADA DE ACCIÓN DE GRACIAS POR RECIBIR EL AMOR DE DIOS

1. Toma mi vida y
consagra, Señor, a Ti
Toma mis momentos y mis días;
Que fluyan en alabanza incesante.

4. Toma mi plata y mi oro
No retendría ninguna fuerza
Toma mi intelecto y usa
Cada poder como Tú elijas.

2. Toma mis manos y deja que se muevan
A el impulso de Tu amor
Toma mis pies, y que sean
Rápidos y hermosos para Ti.

5. Toma mi voluntad y hazla Tuya;
Ya no será mío.
Toma mi corazón, es tuyo;
Será tu trono real.

3. Toma mi voz y déjame cantar
Siempre, solo para mi Rey
Toma mis labios y déjalos que se
llenen de mensajes tuyos.

6. Toma mi amor; mi Señor derramo
A Tus pies su tesoro.
¡Tómame a mí mismo y seré
siempre, solo, todo para ti!


 CAPÍTULO 9 - LIBRADO Y SANADO EN MINUTOS

Aunque no lo sabía, la batalla final en contra de los poderes de la oscuridad había empezado. Su deseo de destruirme después de 26 años estaba próximo a ser derrotado. Empecé a sentir un dolor constante en mi rodilla derecha tan severo a veces que casi no podía caminar. Discerní que los demonios estaban allí.

Parece extraño que la causa de mi esclavitud mental se encontraba tan lejos en mis extremidades, pero esto fue evidencia de cuán largo había sido el tiempo que ocupaban mi vida y cuán profundamente estaban acomodados. La historia de la mujer encorvada en el evangelio según San Lucas capítulo 13 confirma que el dolor físico puede ser causado por espíritus de las tinieblas.

El dolor estuvo presente una noche cuando visité la tumba de mi padre en el cementerio de Anston del Sur; inmediatamente que entré al lugar, sentí tanto dolor con tanta intensidad que parecía que la sirena de una ambulancia había sido prendida.

Tina se mantenía en la lucha por mi libertad y buscó la ayuda de su equipo de intercesores. También se contactó con Bruce Hunt, quien estaba involucrado en consejería cristiana, y quien vivía en Worksop.

Él fue de mucha ayuda en discernir mi problema y le dijo a ella que mi mente era parecida a un calabazo con muchas divisiones cada una con su propio postigo.

La visión doble significa lo real y lo ficticio donde no hay manera de elaborar y entender la vida cotidiana. Algunas de estas divisiones se cierran desde abajo y esto es lo que esta causando la
confusión, decía Bruce.

Un paso gigante hacia la destrucción de los poderes de las tinieblas se tomó un fin de semana de oración y ayuno en marzo de 1990. Juntas, Tina y Joan Clark hicieron un gran avance durante esos dos días; no solamente el Señor dio respuesta para otras personas sino que también dio luz sobre ataduras en la vida personal de ellas, las cuales fueron rotas.

Tina me contó que en el tiempo de oración por mí, tomaron la promesa de Isaías 45:2. Pidieron al Señor que quebrantara las puertas de bronce y que hiciera pedazos los cerrojos de hierro que estaban alrededor de mi mente. La esperanza les llegó a las dos juntas y Tina observó:

Cuando todo esto está quitado, el Señor te puede mostrar paso a paso (y esto llevará tiempo) las áreas en las cuales tú necesitas liberación. Presenta esto delante del Señor. Siempre Joan y yo estaremos orando. Quiero que tú sepas que yo te estimo y te amo y continuaré firme en oración por ti. La verdad es que estoy comprometida en oración por ti y seguiré en contacto contigo. No importa lo que tú piensas o creas, debes saber que estoy orando. Tú eres hermoso y un día creo que tú florecerás. Mantengamos en contacto. ¿En que otra manera puedo orar por ti? No sé cual será el plan de Dios para nosotros pero el Señor sí sabe. Alabémoslo a Él.

Los resultados de este tiempo de oración se pueden ver en que yo sentí el deseo de escribir al señor Peter Horrobin, director del ministerio “Ellel” en Lancaster en el norte de Inglaterra. (Ministerio que ejerce sanidad interior a nivel mundial). El 9 de abril de 1990, le pedí “que considerara en oración un caso urgente para sanidad, consejería y liberación”. Tina también le había escrito comentándole mis problemas.

El escrito fue de cuatro páginas tamaño carta y demoré un día en completarlo. Le di las gracias al director por el privilegio de estar en la conferencia en Brighton y de haber recibido la enseñanza y la ministración. Le detallé como había sido mi relación con Dios desde la edad de 14 años y enfaticé que yo sabia que no estaba libre. Lo que deseaba era la verdadera libertad en mi vida.

Después al repasar mi carta me di cuenta que tenía un error: cuando Dios me habló en mi habitación en 1988 y dijo “basta ya”, no fue un tiempo de sanidad y liberación sino más bien el tiempo que Dios quería que descontinuara el medicamento psiquiátrico y dejara de trabajar como periodista en mi tiempo libre y hacer de la oración mi prioridad. Fue una promesa de mi libertad futura.

En la carta expresé la importancia del gran avance que ocurrió después de los cuatro días de batalla en oración contra las fuerzas de Satanás.

Escribí:

Siento, (por falta de una mejor palabra) que mi libertad esta restringida. Aunque el Señor me ha devuelto mi vida normal en muchos aspectos, siento una falta de energía porque hay una venda alrededor de mi mente. Esto me impide ser productivo o de vivir y disfrutar de Dios porque es una enfermedad constante. Tengo metas que cumplir en el Señor y quiero quitarme de encima esta molestia persistente. Siento que con la consejería y la oración y con una palabra del Señor seré libre y todos verán mi testimonio.

Pueda que me falten algunas cosas pero este es el motivo de escribir. Mi necesidad de libertad es tan importante que estoy dispuesto viajar lo más pronto posible. Regresar a la salud mental completa depende mi matrimonio con Tina, aunque nuestra relación ha sido siempre dirigida por la voluntad de Dios. Espero su respuesta con mucha anticipación.

Muy pronto el señor Horrobin respondió, para decir que me podía ministrar a final de mayo de ese año. Mi ánimo subió cuando recibí la carta, aunque cuando ya llegó el momento de hacer el viaje Dios había obrado y me había respondido a las muchas oraciones y súplicas trayendo mucha sanidad y liberación.

Una semana antes de mi liberación y sanación completa, recibí una carta de Tina que me animó mucho, mientras estaba en lo que yo titulaba “la recta final de una lucha muy larga”. Ella escribió:

Aunque te sientes cansado y aun bombardeado en tu mente, realmente es una buena señal. El diablo sabe que tú estás a punto de lograr algo muy grande. Sin embargo, Dios no quiere que tú te quedes sin energías antes de ir a Ellel. Entonces tenemos que derrotar las tácticas de Satanás que quiere que tú quedes exhausto para que no puedas recibir la ministración de liberación. Bueno James, tú estás al lado de la victoria. Satanás esta derrotado y no tiene derecho de molestarte tanto. Durante los últimos días me he sentido bastante oprimida y cansada pero hoy me siento mejor. Estoy en guerra y tomando autoridad sobre los poderes de las tinieblas que están tratando de destruirte.

Llámame a cualquier hora cuando quieras hablar y me cuentas que es lo que estás enfrentando, ¿O.K? Sé que tienes que poner cuidado al recibo del teléfono.

No vayas a ayunar por ahora; por favor no lo hagas por más que te sientes tentado. Claro hay momentos para ayunar y orar pero el tiempo no es ahora. Si sientes la necesidad de pasar tiempo excesivo en oración entonces solo ALABE, ALABE, ALABE, ALABE (esforzando tu voluntad en ALABAR) y encontrarás que los obstáculos o lo que venga, pasarán. El diablo odia LA ALABANZA.

Por favor, disfruta tus tiempos de descanso, sal a caminar, come algo rico y juega dominó. Aunque no sientas deseos, disfruta algo que te guste hacer que tiene que ver con la vida común y corriente. No permitas que el diablo te distraiga, resiste a través de la ALABANZA. Creo que los cerrojos se quebrantarán por medio de la ALABANZA PERSISTENTE; no permitas que tus sentimientos lo dirijan. Tienes que ejercer tu voluntad.

Aquí termina mi sermón; si puedes, escribe cada día un poquito de lo que estás experimentando. Esto les ayudará a los consejeros del ministerio Ellel para que te ministren a ti.

El gran día cuando fui puesto en libertad, era un día asoleado, un día festivo de mayo de 1990. Para mí, fue un día de libertad gozosa por medio de liberación y sanidad. Siendo un día tan hermoso, Tina y yo salimos para las colinas de Clent, nuestro lugar preferido para caminar y conversar.

A medida que fuimos caminando, Tina me dijo que mi problema era de esquizofrenia. Lo dijo en una manera tan natural, pero tan pronto que lo dijo, el Espíritu Santo me dijo -Es correcto. Eso es lo que es. Por primera vez yo estaba de acuerdo con ella.

Era como si la luz y la verdad del Espíritu Santo hubieran iluminado mi mente por primera vez y yo me podía ver como realmente era. Yo no tuve desacuerdos ni oposiciones, simplemente acepté lo que ella me dijo. La revelación, por fin había penetrado a mi mente.

Llegando a la casa de ella me sentí dirigido a pedir si podíamos pasar un tiempo en oración juntos. Fue un tiempo de intercesión agresiva durante el cual el Señor me llevó hacia el cielo con ruegos poderosos. Yo le dije a Dios que tenía mucha ira con el enemigo de mi vida por haber intervenido durante todos estos años. Fueron peticiones junto con un clamor desesperado de ayuda. Era tan urgente y tan real para mí, que le dije a Tina que se callara un momento, porque sentí que realmente estaba hablando con Dios y para mí era muy importante descargar mi corazón y compartir mi necesidad.

Salí de esa oración con más fuerzas que cuando entré, pero también recibí una seguridad del Espíritu Santo que ese mismo día el poder malvado iba a ser echado fuera y yo seria libre.

Veía que Tina estaba cansada como muchas veces le había visto durante ese largo tiempo que me había ayudado con tanto cariño. No pensé en pasar más tiempo en oración y decidí salir para mi casa en Chesterfield.

Nos despedimos cariñosamente en la estación de New Street Station en Birmingham. Yo estaba muy deseoso de leer un libro que se llama “Cerdos en la Sala” escrito por Frank e Ida Mae Hammond. Leí como los espíritus de las tinieblas pueden entrar a nuestras vidas por medio de un descuido o por meterse en las ciencias ocultas. Entran como cerdos en nuestras casas, y en la mejor sala se acomodan allá con toda su suciedad. Pasé el tiempo mientras esperaba el tren, pidiendo al Señor un puesto tranquilo para poder leer durante el viaje.

Encontré un lugar en la parte de adelante del vagón. Mi confianza aumentaba al leer el capitulo sobre esquizofrenia y luego leí dos capítulos más. Realmente creía que Dios no solamente era capaz de deshacerme de esta presencia demoniaca, sino que me iba a mostrar como hacerlo a solas.

Al llegar a casa, la experiencia de la anticipación de mi libertad tomó mi vida. El hecho que yo nunca había echado fuera un demonio, ni de mi vida, ni de la vida de otro, no era ya  importante. Yo le entregué todo el asunto al Señor y le dije -Señor tú me vas a tener que ayudar porque esto de sacar demonios es nuevo para mí.

El camino a seguir me llegó instantáneamente cuando Dios me contestó: -¡Dinamítalos! Eso fue el mensaje de inspiración que llegó a mi mente El Señor había dado la dirección como proceder, entonces volteé el sofá hacia la ventana para darme privacidad. Como Satanás y sus demonios detestan escuchar cuando Dios es alabado y adorado, nos parecía al Espíritu Santo y a mí que la mejor manera de seguir era declarar en alabanza Quien estaba en el trono de mi vida y Quien tenía el derecho de ser el Dueño de ella.

Dirigiéndome a la presencia maligna en mi vida, dije: -¡Le voy a dinamitar!

Entonces con un casete de coros de alabanza que habíamos copilado en mi iglesia Zión Asambleas de Dios, me senté en el sofá y descansé mi pierna derecha descalza sobre una silla. Desde la grabadora toqué alabanza triunfante lo más duro posible dirigiéndola hacia el área en mi rodilla derecha donde podía sentir el calambre. En el tren, el poder que siempre producía el calambre se había mermado durante la lectura del libro.

Cuando el casete de duración de 20 minutos llegó al coro “Jesús, a Tu Nombre doblamos las rodillas” pensé que era de un significado importante. Me incliné y me dirigí al demonio en mi pierna derecha. Le dije: -¿Lo oyó espíritu de esquizofrenia? ¡Arrodíllese a Jesucristo!

Luego me recosté y seguí esperando en el Señor hasta que se terminó el casete. Luego apagué la grabadora y empecé con la ayuda del Señor a desafiar los derechos legales del demonio en mi vida. Clamé la Sangre de Cristo y tomé el señorío de Cristo sobre mi vida diciendo a los demonios que no tenían ningún derecho legal estar en mi vida porque Jesucristo de Nazaret había muerto por mí. Declaré que ellos habían sido “cerdos en la sala” de mi vida por demasiado tiempo y que ya se tenían que ir. Yo le ordené al demonio de esquizofrenia que saliera de mi vida y se fuera al lugar seco y éste SALIÓ.

¡Gloria a Jesús! Habían dos movimientos en medio de mi pierna derecha, seguidos por un tercero que fue diferente que los otros, bajando por mi pierna, y saliendo por mi pie descalzo dando una sensación de descanso. Sabía, sin lugar a dudas que las fuerzas de maldad habían salido de mi vida. Creo que los tres movimientos representaron la salida del “nido de espíritus”; los tres fueron esquizofrenia, religiosidad y suicidio.

Casi salté al techo de la felicidad cuando me di cuenta que Dios había ganado la batalla en mi vida. Luego pensé llamar a Tina para contarle la buena noticia, pero al intentar tomar el teléfono sentí que el Espíritu Santo me detuvo. Volví a sentarme en el sofá. Me puse las manos en tres lugares sobre mi cabeza y oré: “Señor yo creo que Tú me has ayudado a sacar fuera esos demonios de mi vida. Ahora Señor, sana lo que ha sido como un nudo en mi mente durante todos estos años”.

Mientras todavía hablaba con Dios, Él soltó un poder sanador tipo “láser” a través del centro de mi cabeza. Fue exactamente como la promesa en Isaías 65:24 “Y antes que clamen responderé yo; mientras aún hablan, yo habré oído”.

En ese día particular, Él respondió con la velocidad de la luz. No sentí el impacto del poder de la sanidad tanto por los lados de mi cabeza. Los rayos de poder cortaron a través de la mitad y yo sentí en menos de un segundo como el poder fluía desde encima de mi cabeza hasta la frente y atravesó hasta la base de la nuca. Fue Dios dando al blanco en el área donde yo necesitaba Su poder sanador.

Escuché unos años más adelante, una explicación de los eventos dramáticos que cambiaron mi vida esa tarde. En una predicación por casete llamada “La Sustancia de la Oración”, que trataba el tema de soltar el poder de la oración, Dutch Sheets de Colorado Springs menciona que para que algunas oraciones sean contestadas, se necesita que suficiente poder sea soltado para “poder hacer el trabajo”. Él dice que entre más difícil la situación más persistente tiene que ser la oración. Él dice que Dios a veces contesta inmediatamente pero atrás necesitan “mas oración de los santos de Dios” para llenar los incensarios de oro de los cuales Dios envía las respuestas.

En un momento determinado, dice Sheets, cuando el incensario ha sido llenado con suficiente oración, Dios ordena al ángel a arrojar el fuego del poder sanador de Dios a la tierra, así proporcionando la respuesta requerida (Apocalipsis 8:3-8). El momento decisivo para mí, llegó esa tarde cuando Dios intervino en la oración y el incensario llegó a su tope, dando la seguridad de libertad. Pero el fuego de sanidad llegó después de la liberación de los espíritus malignos.

Sabiendo que yo estaba no solamente libre sino también sano, corrí al teléfono para contar las buenas noticias a Tina. Aunque ella estaba cansada, pudo entrar a mi regocijo.

-¿Qué fue, pues? Me preguntó.

Yo le conté todos los detalles.

-¡Qué noticia tan maravillosa! Estoy tan emocionada por ti James. Dios por fin ha contestado nuestras oraciones. ¡Bendito sea Su Nombre!

Yo me sentí un poco triste que Tina no estuviera conmigo para ver el efecto inmediato de sanidad en mi rostro ahora resplandeciente y lleno de gozo. La venda que apretaba mi mente ya no estaba. En vez de mi rostro estar bajo la influencia de una mente paralizada por la profunda influencia de espíritus de las tinieblas, éste ya rebosaba del gozo por causa de mi libertad interior. Le dije a Tina:

-No aguanto el deseo de verte el sábado. Tú conocerás un hombre nuevo. ¡Estoy diferente!

La mañana siguiente fui a trabajar en Sheffield ya con otra actitud, como alguien que acababa de salir de una cárcel, dejando sus cadenas dentro de la celda. Mi gozo interior y fuerza me permitieron trabajar con más facilidad. Ya no había temor porque Dios lo había quebrantado en todas sus formas. Ya sabía que había poder en mi vida a través del conocimiento pleno que Jesús había muerto por mí. La autoridad que tenía en Él, me hizo sentir como si estuviera a tres metros de altura.

Me acompañó toda la semana el anhelo de viajar a Halesowen para ver a Tina. La llamaba todas las noches para contarle como me iba:

-Es tan maravilloso. Ya no me siento cansado al llegar del trabajo; Ya no tengo que subir las escalas a descansar o dormir como antes. La sanidad me ha traído una nueva fuerza a mi vida y estoy viviendo una nueva vida.

Los beneficios y efectos de la liberación fueron inmediatos e inmensos. No solamente fue puesta en libertad mi mente, sino también mis emociones. La “camisa de fuerza”demoniaca que había estado alrededor de mi cuerpo, cayó. No sentí ninguna restricción para hacer cosas como la jardinería; antes pensar en estas cosas me cansaba más que el hacerlas. Ya no necesitaba conseguir a alguien para organizar mi pequeño jardín. Mis amigos se habían burlado de mí porque me había tocado conseguir a alguien para hacer ese trabajo. Pero no había sido capaz de cavar por falta de fuerza física. Para mí fue más fácil conseguir a alguien que lo hiciera mientras yo escribía artículos para la revista “Nueva Vida” y después, de mis ganancias, yo le pagaba por su tiempo y esfuerzo.

Cual no sería mi sorpresa que empecé a interesarme en organizar mi casa y aumenté grandemente mi productividad y el entusiasmo. Mi placer por la vida natural de lo cual yo había sido privado durante tanto tiempo, volvió. La ilusión de no poder disfrutar placeres legítimos se fue. Me sentí capaz de sentarme en el sol sin sombrero y disfrutar el calor encima de mi cabeza durante mi tiempo de almuerzo. Ahora lo hacía sentado en el prado cerca del paradero de buses en Pond Street, Sheffield. Alababa al Señor y hablaba en lenguas.

La libertad que Jesús había traído a mi vida fue evidente a todo el mundo. Mis hijos la vieron y pudieron volver a tener padre. Mis compañeros vieron un rostro cambiado, sin tanto cansancio y pesadez alrededor de los ojos. Era una frescura y libertad que antes no se había visto. Mis amigos cristianos también vieron lo que Dios había hecho, aunque muchos no se interesaban en preguntar como había ocurrido, posiblemente por falta de entendimiento acerca de la influencia demoníaca en mi vida.

Yo estaba tan ansioso de verme con Tina el primer sábado, que fui a la estación del ferrocarril de Chesterfield y tomé el primer tren. Mientras esperaba la conexión para Birmingham, en la estación de Derby, entré en una cabina fotográfica a las 6:30 a.m. y mandé tomar unas cuatro fotos como una alegre evidencia para mí y para otros, de la diferencia que la sanidad había producido en mi rostro.

Al llegar a la casa de Tina, la envolví en mis brazos y me rebosaba de gozo por lo que Dios había hecho en mi vida.

-Ciertamente se ve tan diferente. Veo inmediatamente que algo ha pasado porque sus ojos parecen llenos de luz, no como antes,- dijo.

Ya nuestras reuniones fueron mucho más relajantes y disfrutábamos “bañarnos” en la nueva vida que Dios me había dado. Me preguntaba si debía ir a la cita de consejería y sanidad, ya que había sido liberado, pero decidí ir aunque no sabía que esperar.

Unas semanas antes de la cita me di cuenta que yo no me había desarrollado como persona en una forma natural durante 26 años de mi vida.

No solamente existían áreas en mi vida que el enemigo había tomado y que necesitaban ser retomadas, sino que tenía que volver a orientarme en cuanto al ritmo normal de la vida. Más adelante descubrí que esto iba a tomar mucho tiempo; llegué a entender que aunque habían salido los demonios, los patrones de pensamientos que ellos habían establecido en mi vida tenían que ser quebrantados totalmente. Entonces continué orando, esperando en Dios, meditando, y haciendo todo lo que había hecho antes de ser liberado, para fortalecer mi vida.

Todavía seguía levantándome a las 5:00 a.m. aún en la primera mañana en el Centro de Consejería. Baje las escalas para buscar un café y luego me pregunté: -¿Por qué estoy levantado tan temprano?

Me di cuenta que ya era hora de relajarme y disfrutar mi nueva libertad. Entonces volví a la cama para disfrutar más descanso y el extra placer de sentir a las ocho que el sol brillaba en mi cara por la ventana ya abierta. Era un tiempo de paz, y tranquilidad maravillosa.

Al llegar el tiempo de consejería de dos días, encontré mucha ayuda y fue muy interesante. Los dos consejeros lograron llevarme a una libertad más profunda. Aunque aceptaban mi testimonio de sanidad y liberación, se habían dado cuenta por mi carta cuan fuerte había sido el espíritu religioso. Yo colaboré con ellos todo lo que pude tanto en conversación como en oración, viendo que su deseo de ayudarme era evidente.

Durante los próximos ocho meses gradualmente me volví más y más fuerte. Ya que estuve libre, empecé a presionar a Tina a que nos comprometiéramos pero ella no tenía ningún afán.

-Yo sé que el Señor ha hecho algo maravilloso en ti, pero por favor dame más tiempo antes de que decidamos seguir adelante, dijo ella.

Cuando yo estaba ausente, ella oraba mucho y buscaba la voluntad del Señor en cuanto al matrimonio. Yo me afanaba para comprometernos y poner fecha al gran día, pero también me alegraba que ella tomara las cosas despacio, porque me daba más tiempo para seguir el proceso de restauración y recuperación.

Ella misma necesitaba espacio y quería evitar presión. Tenía un problema en el abdomen y el diafragma. Su involucramiento conmigo emocionalmente junto con su rol de ministro de liberación habían acabado con sus fuerzas. Estuve de acuerdo con su decisión que hasta que mejorara en su salud, las visitas a Chesterfield serían menos frecuentes.

Sin embargo, como se dice, todo le llega al que espera. Así fue para mí en los primeros meses de 1991, cuando parecía ser que mi visión de Tina vestida de novia iba a ser una realidad. Decidimos anunciar nuestro compromiso para abril. En el fondo de mi corazón yo siempre sabía que no demoraría ese momento.